postheadericon Pronunciamiento de la Campaña Nacional Sin Maíz no hay País

El 29 de septiembre, Día Nacional del Maíz, la Campaña

Sin Maíz no hay País, de la cual GEA forma parte, hizo

pública su postura ante la problemática actual del campo

mexicano,en particular la amenaza de la siembra comercial

de maíz transgénico en dos millones de hectáreas en el norte

de México. La ofrecemos aquí para contribuir a su difusión.

Desde 2009 celebramos el Día Nacional del Maíz como un esfuerzo ciudadano para reconocer el trabajo de las campesinas, los campesinos y los indígenas de México que a lo largo de siglos nos ha alimentado de manera sana y suficiente y que además nos han brindado, agua, aire, medicinas y una cultura que es orgullo nacional. Celebrar el Día del Maíz es traer a la ciudad, a nuestra conciencia, el profundo significado del campo mexicano y una forma de ser que se caracteriza por su generosidad: ¿quién no ha ido a un hogar campesino y le han brindado dadivosamente los alimentos? Así es cómo nos han alimentado al país durante siglos las y los campesinos. Así hoy las remesas que envían desde Estados Unidos representan el segundo ingreso nacional.

En este Día llamamos a luchar contra los transgénicos porque es la tecnología que busca apropiarse de la gran riqueza que brindaron al mundo nuestros antepasados: el maíz. Defendemos la cultura campesina porque estamos convencidos de que nos permitirá hacer efectivo el derecho a la alimentación; creemos que sólo con la unidad del campo y la ciudad se alcanzará la soberanía alimentaria y una vida digna para el pueblo mexicano.

El sector campesino ha sido condenado al abandono y ahora está inmerso en la violencia, la carencia de oportunidades y el desarraigo de los jóvenes, quienes no desean más seguir siendo campesinos. Cada día nuestros alimentos se encarecen y son de peor calidad porque los gobiernos priístas y panistas decidieron importar alimentos en lugar de apoyar la agricultura nacional. Los campesinos fueron condenados a la pobreza y a la migración a Estados Unidos, para producir allá la comida que nos venden empresas acá. Con el nuevo gobierno impuesto en julio del 2012, regresará el viejo PRI, representado por Peña Nieto, y la situación empeorará: el precio de los alimentos aumentará, se privatizarán nuestros recursos naturales, unas cuantas empresas trasnacionales agroalimentarias, como Maseca, Bimbo, Bachoco y Su Karne, se seguirán enriqueciendo con los subsidios y con nuestro campo.

El maíz, nuestro alimento básico, corazón y sustento del país, enfrenta uno de los mayores riesgos en la historia: sobrevivir al interés de transnacionales, como Monsanto, de privatizarlo mediante la propiedad sobre variedades transgénicas. Calderón y sus “secretarios Monsanto” pretenden autorizar más de dos millones de hectáreas de siembra comercial de maíz transgénico. Y justo de la variedad MON-603, de la cual recientemente se demostró en Francia que causó daños en los sistemas reproductivo y nervioso, así como malformaciones y tumores, en ratas alimentadas por dos años con ella. Además crearía dependencia de los campesinos a empresas proveedoras de semillas, con lo cual pondría en riesgo la autonomía de los campesinos que tienen que seguir siendo dueños de sus semillas. Los transgénicos significan el fin de la tradición ancestral de la milpa como sistema de producción y símbolo de la diversidad cultural que formó la antigua Mesoamérica.

Ante este panorama desolador, en la Campaña Nacional Sin Maíz no hay País estamos convencidos de que hay respuestas, de que podemos enfrentar y superar la dependencia alimentaria, el hambre, la desnutrición, la obesidad y el cambio climático con la agricultura campesina. Por ello, durante más de cinco años hemos defendido un campo con campesinos y sin transgénicos. Para enfrentar el futuro que nos espera con un gobierno antipopular, llamamos a formar una comunidad amplia y combativa, y a defender el derecho a alimentarnos con productos campesinos suficientes y sanos. Todos los que compartimos la cultura del maíz tenemos que honrar a quienes hicieron posible nuestro alimento primordial y ser dignos herederos de nuestros abuelos.

Nuestro maíz necesita hoy como nunca del trabajo de todos nosotros y de nuestra protección. ¡Únete a su defensa!

Proponemos:

• Combatir la dependencia alimentaria y el hambre con políticas públicas y presupuesto equitativo para el campo que fomenten la producción familiar campesina e indígena y el desarrollo rural sustentable y no favorezcan sólo a grandes productores. Es urgente que se valoren y retribuyan de manera justa los productos campesinos.

• Exigir que se cumpla el derecho constitucional a la alimentación, conquistado por la sociedad civil mexicana; que se cuente con alimentos suficientes y sanos producidos en México; que se prohíban la publicidad engañosa y la comida chatarra.

• Pasar del consumismo sin conciencia a decidir lo que comemos, demandar información, ejercer nuestro derecho como consumidores y favorecer con nuestras compras a los productos campesinos y sin industrializar.

• Suspender de inmediato los cultivos de transgénicos, tomar medidas sobre su importación para evitar que llegue grano viable al campo y defender, proteger y resguardar nuestras semillas de la contaminación provocada por siembras de granos transgénicos que amenazan el principal patrimonio alimentario del país.

• Luchar por el reconocimiento de los derechos de las mujeres rurales e indígenas, de su trabajo, aportaciones y voces, y crear espacios de intercambio, desarrollo personal y autocuidado con otras mujeres, organizaciones y redes.

 

Ultima actualización (Lunes 05 de Noviembre de 2012 16:03)

 
Búsqueda
Novedades en línea
Presentaciones de las dos reuniones nacionales de manejadores de maguey

Ir al vínculo


En el marco de la Feria de la Diversidad Biocultural

Pronunciamiento del Diálogo Indígena-Campesino

Ir al vínculo


De la Sociedad de Investigación y Difusión de la Etnobiología

Homenaje a Catarina Illsley Granich

Ir al video


Suplemento de La Jornada

La milpa. Ritual imprescindible

Ir al suplemento en Issuu


En defensa del maíz nativo libre de transgénicos

Página de la demanda colectiva

 

Suplemento de La Jornada

El maíz y la defensa de la milpa

Ir al suplemento en Issuu

 

 

Novedades anteriores

Eventos

En el marco de la Caravana de la Biodiversidad Cultural

Feria de la Diversidad Biocultural

Ver el programa


Por un millón de firmas

Carta de rechazo al maíz transgénico

Para leerla y firmarla


Eventos anteriores

NOTICIAS

Comunidad de la demanda colectiva de maíz

Juez dicta nueva suspensión de siembra de maíz transgénico


Ante el Tribunal Permanente de los Pueblos

Se presentó la demanda colectiva contra el maíz transgénico

Ir a la nota


Noticias anteriores